miércoles, 1 de julio de 2009

Una Generación de Culpa

Se acuerdan del libro de texto Barbuchín?

Si, aquel libro con el que la mayoría de treintañeros aprendimos a leer. Lleno de ilustraciones que quedaron grabadas en nuestro pensamiento por su extrañez.

La verdad no recordaba los textos para nada. Un día que fuí a Paiz y observé la portada roja con el enanito escondiéndose tras un hongo gigante con cara de susto y decidí leer de nuevo este libro tan guatemalteco que ha trascendido el tiempo y espacio.

Me emocioné mucho. Estaba nerviosa esperando leer y cobijarme entre sus letras infantiles para hechar a volar mi imaginación.

Abrí el libro y comencé con el cuento de "La Lombricita Viajera". ¡Con razón!. Ahora comprendo tantas cosas acerca de una generación de sueños coartados y represión.


LA LOMBRICITA VIAJERA:

La lombriz sale todos los días de su casita. La tiene hecha bajo la tierra. Sale a tomar el sol de la mañana.

Muy contenta se pasea junto al árbol que crece cerca de allí.

Una vez pensó: "¡Cómo me gustaría subir a ese árbol! Es lástima que Dios no me diera alas o pies"

Lo pensó muchas veces; pero no se atrevió a subir.

Un día se lo dijo a la lagartija dorada.

la lagartija le dijo: -"Puedo subirte sobre mi espalda. Pero arriba no tendrás qué comer. Morirías de frío. ¿Por qué quieres subir?"-

La lombriz contestó: -"Allí hay pájaros que cantan. Hay flores hermosas. Podría ver de cerca el cielo."-

Tanto rogó, que la lagartija la subió sobre su espalda. Poco faltaba para llegar. La lombricita volvió a ver hacia abajo. Como nunca había visto el suelo de tan alto, le dio un desmayo, y cayó.

La pobre lagartija casi se cae también del susto.

A la lombriz no le quedaron ganas de subir a los árboles. Alli suben aquéllos a quienes Dios les dio pies o les dio alas.

8 comentarios:

David Lepe dijo...

Alagrán, bajados de la nube... eso explica muchas cosas. Que buen descubrimiento Sele.

Wendy García Ortiz dijo...

Ay Selene... el día que nos veamos, lleváte el libro! Sí?
Tengo que verlo con mis propios ojos. No puede ser posible!!!!!!!

alejandro marré dijo...

Es una lástima... Años de terapia y una generación pre emo. Jajajajajaa!!!! Yo hasta la barba me dejo noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!

alejandro marré dijo...

viene al caso:

"quien lo hizo y porque lo hizo?
Ayudame diooooooooooooooossssssss!!!!!!"

Texto de cación: Nueva York
del autor "Delfin"

GavilaSavilaMavila dijo...

Ala gran, sabés Selene que hace algunos meses pensé en ese libro y suspiraba por leerlo.... porque justo lo que más recordaba son sus ilustraciones, pero qué desencanto, verdad? Y pensar que era obligatorio leerlo. Será que todavía forma parte de la currícula par aaprender a leer? Si, sí... hay que sacarlo del mercado por dios! Qué prejuicioso!

Pedroalejandro dijo...

Jejeje eso explica muchas cosas... yo aprendí con Nacho.

Seletenango dijo...

Y eso que no les he mostrado otros cuentos que me dejaron helada...

Abril dijo...

Que tristeza, realmente que si.
Abrazos