lunes, 7 de septiembre de 2009

Que no pare de llover!

Gracias a Dios regresó la lluvia, un poco tarde porque ya los cultivos se perdieron. Cuando pasan estas cosas pienso en la gran responsabilidad que tenemos como humanos, de preservar nuestro ambiente. Y es que la tierra es nuestra casa, a veces la subestimamos, dando todo por sentado.

Sabemos en que fecha cambian las estaciones, ya sabemos en que mes hay frío y en cual hay calor no vemos lo bulnerables que somos, el ser huano cree que es inmortal. No hay respero por los demás seres que habitan la tierra. Generamos basura, hacemos guerras, tomamos tierras, las privatizamos, cobramos por el agua, cobramos por comida, cobramos por la tierra, y todo es dinero.

Lo bueno es que de poquito en poquito se puede hacer una diferencia:

1. Comprar vegetales en el mercado tradicional en lugar de comprar las verduras empacadas de supermercado
2. Reciclar la basura para que se pueda aprovechar mejor
3. Usar los aparatos electrónicos hasta que ya no den más como los celulares
4. No gastar tanta electricidad, desconectar los aparatos eléctricos, aunque esten apagados consumen energía
5. Usar el agua potable responsablemente
6. Caminar lo posible aunque en un país como el nuestro es un poco duro por la violencia, pero algo se puede hacer.


Este día de lluvia ví hacia el cielo agradeciendo a Dios y pensando en lo duro que es la sequía, en las familias que perdieron su cosecha este año, en la falta de educacion ambiental que es tan básica y no nos cuesta nada, en las inundaciones por la tala inmoderada. Las acciones que cometemos con el mundo poco a poco llegaran a ser irreversibles.

Es momento de actuar! quiero hacerlo y procurare cambiar mis hábitos para tener un espacio mas limpio comenzando conmigo misma.

2 comentarios:

alejandro marré dijo...

amore que buen post!!! Me puso en qué pensar. Tenemos que hacer algo y es cierto que los primeros en cambiar debemos ser nosotros.

David Lepe dijo...

Tenés razón amiga... debemos actuar.