miércoles, 8 de octubre de 2008

Tan alegre la marimba

Selene.octubre.2008

Resulta que tengo un amigo famoso, es el dueño y creador de la marimba “Mi Bella Guatemala”, el Maestro Juan Carlos Esquivel Rivera.

Lo conocí de una forma peculiar:

Una noche tomé un taxi a casa, como de costumbre entablé conversación con su piloto con quien discutía cosas de la vida. Veníamos en pleno intercambio de palabras cuando me contó que tenía una marimba. Para qué me lo contó, yo, emocionada y como fiel fan de este increíble instrumento seguí el tema y así comenzó una buena amistad.

Su historia es sublime; ha luchado mucho por su familia, su vida y su amor al arte, compuso una melodía llamada “Alegres Taxistas” en honor a tan bella profesión. Esta melodía fue interpretada también por el productor KC Porter, hijo del famoso exponente de jazz Bob Porter en Estados Unidos. Imaginen el calibre.

Una noche comentó que iba a presentarse en la AGAYC (Asociación Guatemalteca de Autores y Compositores) el primer domingo de octubre, por lo que planeé asistir al bailongo.

Gran sorpresa la que me esperaba al poner un pie en el lugar. Un mar de personas de la tercera edad convivía y bailaba armoniosa y alegremente.

Al entrar el Maestro dijo: Un saludo a nuestros amigos especiales y para ellos dedico la melodía de Alberto Velasquez “Chuchitos Calientes”. Escuchar esas palabras, me dejaron fría pues esta es mi melodía favorita y se acordó. Me sentí como rockstar o cuerpo diplomático.

Comencé a bailar con mi pareja y todos los señores llegaban con afecto y júbilo diciendo: que bueno que los jóvenes sepan bailar, la marimba es linda, a los jóvenes de hoy ya no les gusta, que linda pareja. Bailamos felices con los campeones nacionales de marimba, aprendí pasos nuevos, hice nuevos amigos, a mi pareja la sacaron a bailar personajes increíbles y me di cuenta que la tercera edad es lo máximo.

No me había sentido tan bien como ese domingo. Hice ejercicio, me la pasé re de lux y escuché buena música, esto me inspiró a organizar una mi parranda de puro marimbón, ya les avisaré.


5 comentarios:

el VERDE !!! dijo...

Yo no soy hábil pa los bailes en pareja... Mi sombra, las luces, algún espejo, las chelas y mi infaltable pared es con lo que mejor me sé mover.

Me gusta la marimba. Sus sonidos me trasportan a Guate, a los almuerzos familiares con esas viejas radios que pese al tiempo conservan sus franjas de marimba... me llevan a las tradiciones, al sabor de una tortilla de verdad (no de esas de maseca).

Pero fuera de la estampa, no hay como escucharla en una sala de conciertos, cual presentación de filarmónica.

Wendy García Ortiz dijo...

Sale marimbeada pues!!!! Qué alegre!!!

Yorch dijo...

Pues bueno, yo no soy muy fan de las marimbas, porque siempre que me escucho algo de marimba, me dan ganas de comer un pepián de tres carnes o algo asi jajaja. Igual tampoco es que le haga el feo, pero a veces no es posible encontrar el bendito pepián jajaja. Por cierto, escuché a Jeff Buckley, y he de decir que no encontré la relación con el grunge que mencionabas.

Más bien me pareció un tipo que le gustan las baladas, y por ahí esuché varias canciones con un toque al estilo Cold Play, no sé quién salió antes. Igual me pareció agradable. Buena sugerencia

Seletenango dijo...

claro, muchos asociamos marimaba con almuerzo como es costumbre, a mí me toca la fibra a cualquier hora y en cualquier momento, será porque mosaico en madera, y todos esos programas me transportan como a los años 40 en la sexta avenida o algo por el estilo,

En cuanto a Jeff, tiene canciones increibles, muy poetas, pero es que el grunch no es necesariamente un rock alternativo, es ese estado de ánimo depresivo que caracterizó a tanta mara que lo cantaba. Este chavon se fue mas al estilo bar o cabaret francés, en un tipo de depresión más europeo. El resto de sus canciones posee una melodía extraña...esta canción es más romanticona.

elojoácido dijo...

Algunos otros, asociamos marimba a golpe de estado...,pero indiscutiblemente es nuestro sonido nacional que huele a pepián de gallina y a tortillas y a pulique, y a hilachas y a ...mejor me callo que ya me dio hambre