miércoles, 22 de octubre de 2008

Impunidad

Me enoja la vida, la impunidad, ¿porqué no se puede hacer nada por un país que practicamante sigue en guerra?.

Nadie nos cuida, es el país de las balas, de la mentira, del hambre y sed de justicia, vivimos en angustia. Nos morimos, nos matan, nos hieren, ultrajan nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestro corazón.

Exigimos justicia, exigimos un gobierno que vele por nosotros, ¿estamos pagando sueldos al gobierno para nada?, ¡en Guatemala no tiene valor la vida!

Me siento herida.

5 comentarios:

Del otro lado del universo dijo...

y esas ongs y agencias de cooperación que malcrían e invierten para ganar poder en las grandes ligas (ONU, OEA, etc.)?
y esas empresas que evande y lavan conciencia con fundaciones y redondeos?
y esos funcionarios o funcionarias que ganan una baba?
y esa población que da mordida?
...por nombrar algunas. Qué dice uste, Seño?

morena pj dijo...

tantas heridas en este momento! ufff ! o nos manifestamos o callamos y basta ya con tanta mierda...
un abrazo
que tanto hace bien !
muy bonito tu blog por cierto sista !
:D

Seletenango dijo...

Ale: me parece que las ONGs sólo son una pantomima, que nada cambia...y que somos un país corrupto, desde lo más pequeño hasta las esferas mas grandes, que tenemos que comenzar por nosotros para que se dén los cambios.

More: Gracias seño! tenemos que hecharnos agua oxigenada para que cicatricen...pero a veces se vuelven a a abrir pero estamos todos para darnos apoyo.

alejandro marré dijo...

entre tanta porquería hay luz!
entre tanta bala hay amor!
entre tanta mentira, mala saña,
gente loca, políticos vende almas,
y todo lo malo de este mundo,
siguen brillando los corazones
puros como el suyo, como el de la
gente linda que hace que valga la
pena del día! Amore sobrevivamos
con una sonrisa y el corazón lleno
de luz, y reguemoslo por todos
lados a donde vayamos!

Joan-Marc dijo...

No suelo tener miedo (más allá de lo debido) y en Guatemala lo he tenido. Si, impunidad es la palabra. Desalentadora y terrorífica. Y que indigna hasta doler incluso a mi que de chapín tengo bien poco. Se que hace falta valor para ser hoy día guatemalteco en Guatemala. Y no digamos Guatemalteca. Y además hacerlo con una sonrisa. Es por eso que al no ser capaz de más, solo puedo expresar mi admiración por algunos de ustedes y confirmarles que difícilmente alguién les va a ayudar, así que... Diviértanse. Lo siento.