martes, 19 de mayo de 2009

Tirana Tiroides



Escribo esto en una noche de insomnio.
Una noche molesta.
Donde todos mis recuerdos rebotan en la mente.
Como escuchando una grabación vieja.

Y todo por las hormonas bandidas,
esas que se me metieron hasta en el cerebro,
que no se mueren, mientras nacen otras.
Por esa herencia no deseada que me dejó mi madre.

Me duele hasta el pelo.
Mis pensamientos y mi estómago son rápidos,
más que el Correcaminos.

Esta ansiedad me molesta,
tomé mis pastillas,
nada de nada.
Solo quiero dormir, me canso de respirar.
Lloro sin parar.

¡Haaay hormonitas!, hijitas de la tostada.
Si dejan de juguetear dentro de mí,
prometo darles un premio,
aunque no sabría que regalarles.

QUE IRONÍA!...AHORA COMPRENDO A MI MADRE.

6 comentarios:

Villacinda_ dijo...

Muchos abrazos selene girl...
muchos, muchos!!!

Wendy García Ortiz dijo...

Sí... las madres y sus herencias... cada día que me veo en el espejo me siento más ella que yo.

Bizarro.

Paciencia, amiga Selene!

el VERDE !!! dijo...

Seño, y amiga mía. Que tus versos trasciendan la catarsis para que pronto sean otras tus líneas.

Un abrazote y mis mejores vibras.

LuisRo (P*!!!) dijo...

Sele girl! le mando un apapasho!

El Vigilante dijo...

Mi niña.. un abrazote y cuidate mucho.

David Lepe dijo...

Ofrezcámosles a las horminitas, unas sus testosteronas, para que juegen un rato. Tal vez, así, dejen de estar jodiendo.