viernes, 20 de febrero de 2009

Una aventura en el Igss

Cómo olvidar ese viernes...

Me sentía cansada, Mario, mi compañero y amigo me pidió que lo acompañara a comprar papel para impresión.  Estaba extraña, sentía mi cara un poco caliente, pero decidí ir.

Esa tarde llevaba tacones, Marito me dijo: ¿no se cansa?, nó, le dije mientras las piernas me temblaban y un sudor frío comenzaba a recorrer mis manos.

Mientras compraba sus cosas yo pensaba, ¿será que esto es normal?, porqué me siento tan nerviosa y tengo ganas de salir corriendo.  Aguanté y la regresada fué igual o peor de cruel, mi amigo me hablaba y yo sólo veía sus gestos mientras todo me daba vueltas.

Al regresar fuí al baño, me sentía mareada, calenté mi comida, dí un suspiro y entré a la sala de reuniones a comer con mis compañeros.   Estaba callada, mis ojos se fueron, el corazón comenzó a latirme fuerte, muy fuerte, tanto que no podía controlarlo.  Todos hablaban y yo me mareaba más y más y solo pensé.... creo que me llegó la hora.  Esa sensación de vacío que mi cuerpo no aguantaba más nunca la olvidaré.  No tenía control de mi corazón y mi respiración, parecía como si hubiera tomado toda la cerveza del mundo y tenía goma, helicoptero, ausencia de mi misma, talvéz estaba muriendo... no me quedó más remedio que dejarme llevar.  Sólo escuchaba voces gritando, llamando a doctores, pidiéndome que me levantara mientras estaba como ida, pensando...¡me muero, me muero!, orándole a Jesús irme con él y que perdonara todos mis pecados habidos y por haber.  Me pidieron que me levantara y cuando traté de levantarme de la silla caí de rodillas, el corazón se me salía y yo dejaba de respirar.  

Me quitaron los zapatos, las medias, el sueter, estaba ida, como muerta, me lastimaba el oído cada sonido y mi interior decía... hoy sí me voy a morir, ayudame Dios.

Llamaron a un doctor, lo  único que escuché fue: esta niña tiene taquicardia, y no respira, llamen a una ambulancia... ¿tiene seguro?, ¿tiene doctor?, ¿tiene carné del igss? .... lo demás es historia.

Los bomberos llegaron por mí, solo quería morir en un lugar digno que no fuera mi trabajo (jajajajajaja) me llevaban en una silla, como a tuto, como celebrando una boda judía.  Me pasaron a una camilla, sentía muchas sombras y decía...Mierda! que clavo, el lunes en el trabajo me van a chingar por haber salido en ambulancia, no quiero regresar más.....que muladas piensa uno.

La ambulancia estaba fría, yo estaba fría, sudaba frío mientras una de mis compañeras y amiga le preguntaba al bombero porque estaba así.  Sentí eterno el viaje, por suerte me pusieron mis chapulines fucsia, iba fashion al encuentro con mi destino en el igss, aunque pensaba que talvéz me los quitarían y desaparecerían... eran mis favoritos.

Al entrar me metieron en una camilla, me fueron a dejar a un cuarto a morir a mi suerte pensaba.  Moría del frío, estaba tiritando y diciendo tonterías, me aferraba fuerte al pedacito de tela de cebolla que me pusieron encima para taparme, a lo lejos escuchaba a mi amiga decir: 

-Usted no sabe donde trabajo, soy de un medio de comunicación y si no la atienden lo voy a publicar.   

Hay mis patojas, siempre preocupadas por uno.  Me confortó escuchar la voz de mi novio y su mano estrechando mi mano, ya no me sentía sola, solo preocupada.  El director bajó personalmente a atenderme debido a las quejas de los medios..jajajaj, es efectivo usar influencias...

Mi novio pálido y preocupado me decía que todo iba a estar bien, y yo le creía.  En la camilla próxima había una muchacha con la misma situación, llevaba tres horas y nadie la miraba. Recuerdo el desfile de estudiantes de medicina que pasaban y nos preguntaban qué teníamos sin hacer algo al respecto. Mientras moríamos.  Alguna enfermera tuvo piedad y nos llevó suero, duele mucho pense, pero no importa sólo quiero que termine este martirio.

Una enfermera llegó muy tranquila a decirnos que tuvieramos paciencia, miles de enfermeras preguntaban nuestros síntomas mientras mi compañera de cuarto lloraba porque se sentía mal y no la atendían.  Me dieron ganas de ir al baño, mi novio me llevó, cando ví el corredor me dieron ganas de salir corriendo y me sentí privilegiada, miles de personas verdaderamente mal, incluso esperando operación sentadas en la banca con el suero colgando de la pared.  

Allí estaba un hombre casi con sus entrañas en la mano y en el suelo un púlmon como de quetzalteca llevando fluidos corporales, más pálido que yo con oxígeno sentado esperando.  Un patojo esperando ser operado boca abajo en el sillón de madera, era un desconsuelo total.  Yo, con vértigo y todo caminaba como saliendo de la fiesta más mortal a la que jamás he asistido.  El baño....uf ni les cuento, de acordarme me pongo a llorar.

A las 7.30 una cara conocida me dió consuelo.  La mamá de mi novio me llevó sopita y un té, cuando la ví fue como si Jesús me bajara un angelito...me habían tomado exámenes de sangre y en 2 horas me darían los resultados.  Entró una enfermera a decirnos que me habían dejado dieta suave pero que esa noche solo habían frijoles con carne y por eso no me darían de comer.

Estaban  decidiendo si me quedaba ingresada o salía esa noche, el sólo hecho de no darme de comer, de ver a miles de desconocidos entrar a mi cuarto y yo estando sola me generaba una angustia que no podía conmigo.  La mamá de mi novio fue mi consuelo, no le queríamos decir nada a mi máma porque le daría el patatush mezclado con la paranoia.

A las 10.30 de la noche entra un doctor muuuuuuy joven a decirme que mi sangre estaba alterada, que posiblemente era una infección, ¿infección de qué o qué? en eso me dá a escoger a la ficha diciendo:  

-Mire, se puede quedar internada para que la observemos en la noche, aquí en la sala porque no tenemos camas, o se puede ir a su casa y el lunes ir a la Periferica que le toca según la zona donde vive.

-Mi mente se repetía un grito:  Queeeeeeeé?????????? pero si me quitan un chingasasal de dinero al año de igss, pago todos mis impuestos...y no soy la única que lo hace.  No estamos mendigando este serivico, lo pagamos cada mes puntual.  Que pasa aquí señores.... donde están los 4oo millones que se robaron de esta institución?, qué gente sin alma deja que en emergencias los moribundos esperen por una cama en una banca de madera?.   

-Sí, me dice el doctor, hay una señora afuera que leva 5 días  esperando por una cama.


Escogí irme a mi casa con la insertidumbre y esperar confortada y calientita en mi cama lo que me dirían el lunes en mi Periferica...


Continuará...


9 comentarios:

Wendy García Ortiz dijo...

Ay seño... ahora que lo cuenta así, me asusto.

Yo tan tranquila que estaba porque la veo ahí toda rosadona y feliz.

Le mando un abrazote fuerte y repito: cualquier cosa que necesite, ya sabe seño!

Skunk LR dijo...

tus chapulines???!!! como pensas en esas cosas???!!! sos la mujer mas dulce que conozco!!! que bueno que estas bien amiga... saludos

El Aguafiestas dijo...

Ulugrún... que amigos tan poco chismosos tengo, yo ni enterado de todo esto.
Que todo ande mejor ahora.

el VERDE !!! dijo...

mana.... ya ni te pude hablar pa felicitarte x tu papelote en le corto del Sergio.

llegar al igss pa pedir atención es como vivir en carne propia la visita al Infierno de Dante A.

Con la enfermedad de mi padre nos dimos cuenta que las dos peores cosas que le puede pasar el común de los chapines es parar en la cárcel y en el los servicios públicos de salud.

Costó lograr su atención, mucho. Y una vez adentro, todavía hay que lidiar con la burocracia y la gente (x suerte aún queda sensata).

En fin... pa q recordar el trago amargo.

Lo bueno es que seguís con nosotros. Me alegro mucho sigás con tus chapulines, con tu sonrirsa y tus ojotes llenos de luz, y especialmente con la hermosa vibra que irradias.

Te mando un abrazote y un besote y espero verte prontito seño y amiga mía.

El Vigilante dijo...

Puchis vos esa sensación de que te vas ya la he experimentado un par de veces. Ir en caída libre y rozar la muerte con la panza. Indigna ese IGSS de mierda vaa? perdone la expresión. Qué bueno que el video de Sergio no sirvió como homenaje póstumo.Tranquila amiga y tené fe en Dios que todo va a salir bien. Creeme que me pusiste a sudar con este relato. Que sigas mejor y un abrazote.

Seletenango dijo...

Gracias por todo su apoyo muchis todos son como mis hermanitossssss! jajajajaja....esta comunidad bloggera que hace que uno cuente todas sus aventuras y lea la de los demás es como una gran familia que se apoya...es como un paño de lágrimas para sacar uno todas sus cosas...

Wendy tan linda siempre pendiente de mí, y tu apoyo me alegra la vida, con nuestras similares vidas es como chistoso todo porque nos pasa lo mismo.

Allan en serio que casi es homenaje póstumo ese corto, por lo menos me recuerda la salud del día del rodaje...jajajaa, pero cada vez que hablamos se me olvida todo y me dá risa, y pienso que la vida esta llena de estos momentos extraños que adornan nuestro existir

Verde gracias por las felicitaciones, si vos, eso que en el otro relato seguiremos con esas quejas del dichoso Igss ese, me imagino que tu papá paso un calvario coo todos los usuarios...te ví de lejos con tu sonrisita siempre vibrante...pero ya nos veremos again

Stanley mano, tan lindo, vos sos una ternura caminando desde que te conocí en aquel inóspito viaje a las Cuevas de Candelaria, y Chisec te acordás? si parece que fue ayer!

David, si vos pero que bueno que nos vimos, así pueden corroborar mi existencia y yo la tuyaaaaaa, cuando nos saludamos en el cine se me alegró el corazón.

Clau dijo...

Santo Cielooo.... ahhhhh... el igss! special nuestros hospitales verdad!
dignos del oscar de verdad!
spero q siga mejor!

Duff Man dijo...

¿Adónde se llevaron nuestro país, y cuándo lo piensan regresar? Lamento que hayas tenido que experimentar un viaje tan atroz como ese :(

Betzabe Sauceda dijo...

que tristeza, no entiendo si los que fundaron el igss .estarían pensando en su propio beneficio o en los pobladores creo que si ellos vieran lo que han hecho con su idea o plan para beneficiar a las futuras generaciones no era estafar y robar creo que el plan era que los guatemaltecos tuvieran la oportunidad de una vida digna no de con engaños robarles como alguien ya dijo antes cobran puntual y el servicio es de lo peor las personas que utilizan el servicio del igss no están mendigando están en todo su derecho porque ya lo han pagado y siempre tratan a las personas con indiferencia como si ellos valieran mas que los demás pienso que si no tienen vocación para tratar con personas entonces que busquen otro trabajo donde no tenga que tratar con personas.